EL LENGUAJE ANALÓGICO PRIMIGENIO

LA GÉNESIS DEL LENGUAJE ANALÓGICO ANTES DEL NACIMIENTO (*)

desarrollo embrion
Desarrollo del embrión desde la fecundación

Biológicamente hablando, el cerebro, al igual que el resto de las otras células del cuerpo y de cualquier no humano, se compone de carbono, hidrógeno, sodio, oxígeno, fósforo, hierro, calcio, potasio y rastros de varios más. El material genético del cerebro humano no tiene ninguna propiedad claramente distinta del de otros mamíferos. Comparte con otras células corporales y con otros vertebrados las moléculas componentes básicas de la doble hélice: adenina, timina, guanina y citosina. Al igual que el resto del cuerpo humano, el ADN que se encuentra en nuestras células cerebrales, en un 98% no se distingue del existente en el cerebro de los mamíferos. Lo distintivo del cerebro del hombre no es su tamaño y su complejidad, sino también las propiedades que lo hacen, de manera extraordinaria, susceptibles a la experiencia.

William James[i] (1992) nos dice: “El cerebro no es tanto un objeto como un proceso; su desarrollo, se inicia poco después de la concepción -nosotros afirmamos que su inicio es desde aproximadamente el cuarto mes de su gestación[1] y continúa hasta avanzada la vejez”. Su proceso es ir hacia una complejización del lenguaje analógico que actúa como precursor del lenguaje digital o verbal, fuera del vientre materno. Este proceso va acompañando el desarrollo del Yo Corporal y ayuda y complementa el desarrollo del Yo Psíquico.

Este proceso se caracteriza por la formación y el movimiento ordenado de miles de millones de neuronas hacia los puntos de la cabeza específicos para su papel. Hacia el final de su camino las neuronas emiten de su cuerpo, ramificaciones que buscan otras neuronas y se contactan con ellas, así como con órganos y músculos. Este proceso de vinculación se acelera notablemente después del nacimiento, creando conjuntos de conexiones neurales activas que coordinan y controlan todas las funciones del cuerpo. Todo este proceso constituye parte del lenguaje analógico primigenio.

A las pocas semanas de existencia del embrión comienza el proceso. En un extremo del tubo que va a convertirse en el cerebro y la médula espinal, se forman densos racimos de células, precursoras de las células nerviosas. Mediante sus sucesivas divisiones se crean numerosas generaciones de células. Las destinadas a componer nuestras facultades característicamente humanas, se mueven radialmente a lo largo del andamio de células sustentadoras. Son el origen del lenguaje corporal que luego se desarrollará a través de las distintas conexiones, acorde a las reformaciones y reformulaciones de los niveles comunicacionales.

Cada nueva oleada de células duplicadas pasa más allá de sus antiguas familiares hacia la capa exterior. Aunque ambas células, de cada par duplicado, migran a lo largo del andamio radial, “lo típico es que sólo migre una de las dos, mientras la otra queda para convertirse en progenitora de la siguiente ronda de duplicaciones.” P. Rakic[ii] (1988)

Cada neurona migratoria, cuando llega a su destino final, pasa a formar parte de uno de los sistemas funcionales del cerebro. En su trayecto las neuronas entran en contacto con otras células mediante sustancias químicas y eléctricas emitidas por ellas; los contactos activan diversos genes que definen la identidad y el propósito de cada neurona. “Bajo la influencia de ciertas fibras nerviosas que se proyectan de una neurona distante, situada en otra parte del cerebro, algunas células nerviosas jóvenes se alejan de su camino radial” –C. Walsh y C. Cepko[iii] (1992)-. Una neurona puede terminar su migración en la zona motriz, constituyendo el sistema que regula el movimiento, o en el córtex auditivo, con lo que participará en el sentido del oído.

Durante este proceso de migración, el tejido que comienzan a formar las neuronas libera neuropéptidos y otras moléculas especializadas. Las sustancias químicas y electroquímicas entre neuronas conforman las semillas del lenguaje analógico. Estos factores neurotróficos”, como se los llama en neurobiología, transmiten señales químicas que, ya estimulan a las neuronas a extender sus proyecciones hacia un blanco en particular, ya desalientan o no el movimiento en esa dirección.

Las neuronas comienzan con el potencial necesario para realizar muchas funciones (no están genéticamente programadas para determinado papel), pero durante el desarrollo se especializan. Lo que haga una célula nerviosa individual en la vida, ya sea colaborar con el oído o la imaginación, controlar la respiración o el sueño, depende de donde acabe su viaje. “En el momento de hacer esta migración masiva cada neurona está anatómicamente casi completa.” A. y R. Barnet (2005)

Las neuronas presentan mucha más variedad que cualquier otro tipo de célula del cuerpo. Cada unidad inicia su existencia con una forma más o menos parecida a una esfera, pero en el curso de su viaje, hasta asentarse en su lugar, va alterando dicha forma con ramificaciones llamadas dendritas y axones.  Vistas por el microscopio las dendritas parecen fibras densas y profusas que se dividen y subdividen en diminutas ramillas cubiertas de espinas nudosas. Las dendritas recogen información y la conducen hacia los cuerpos de las células nerviosas. Los axones transmiten las órdenes del cerebro; son menos numerosos que las dendritas y, por lo general, presentan proyecciones más largas, con puntas ramificadas. “Una sola neurona puede enviar y recibir millares de conexiones o sólo unas pocas.” A. y R. Barnet (2005)

Las células nerviosas reciben y envían información. Se comunican principalmente por medio de impulsos eléctricos que fluyen a través de sus fibras proyectadas. Axones y dendritas “disparan” es decir, se tornan eléctricamente activos en ciertos umbrales de estimulación, y el impulso se propaga a lo largo de la fibra. El extremo de cada fibra que transmite información contiene pequeños bulbos que albergan moléculas llamadas neurotransmisoras, que son vehículos químicos para transmitir información entre los axones de una neurona y la dendrita de otra, cuando éstas cruzan un vacío hacia las moléculas receptoras de las neuronas del lado opuesto que están a la espera. Por este medio cada célula “transmite información” a la siguiente. Las conjunciones que vinculan a la neurona con otra se llaman “sinapsis”, sus ramificaciones no se tocan pues existe ese espacio entre ellas.

Una neurona provista de un axón ramificado puede establecer sinapsis con tantas neuronas como ramas tenga, Igualmente, las ramificaciones sinápticas de muchas neuronas pueden converger a una sola neurona. En el cerebro hay decenas de neurotransmisores trabajando intensamente. Pero a fin de entregar sus mensajes deben encontrar moléculas receptoras específicas. “Los receptores son como cerraduras: sólo permiten que el neurotransmisor active la función de una célula si éste se ajusta y hace girar el cerrojo de la célula receptora.” A. y R. Barnet[iv] (2005). “Se establecen de esta manera los primitivos mensajes del lenguaje analógico-corporal.” S. Wanderley[v] (2006). Podemos afirmar hoy día que los impulsos eléctricos y las moléculas neurotransmisoras son al lenguaje analógico lo que las palabras y las frases son al lenguaje digital.

(*) Este tema lo desarrollamos en profundidad en el Tomo II del libro “Análisis Corporal de la Relación y la Nueva Educación Afectiva” (2018), Buenos Aires, Ed. Sofía.

[1] El agregado el nuestro.

[i] JAMES W.  (1992) Is the objector of analysis En Federman, Gerald M.; Bright, Air; Brilliant, Fire: On the Matter of the Mind. Nueva York. Basic Books. Pág. 6.

[ii] RAKIC P. (1988) Specification of Cerebral Cortical Areas. Science 241.  Págs.  170-176.

[iii] WALSH C. y CEPKO C. (1992) Widespread Dispersion of Neuronal Clones Across Functional Regions of the Cerebral Cortex, Science 255; Págs. 434-440.

[iv] BARNET A. y R. (2005) El pensamiento del bebé; Págs. 21-37

[v] WANDERLEY, S. (2006) La tarea lúdica y la disponibilidad corporal.  R.I.P. y T.C. Nº 24. Págs. 103-107.

Bienvenido. Espero tu comentario y es de nuestro interés publicar artículos de tu preferencia.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.